Categoría: Psicología Para Todos

Solucionar problemas de violencia en entornos educativos.

La violencia escolar es aquella agresión (física, psicológica o verbal) que se da dentro de un ambiente escolar, involucrando las instalaciones del plantel educativo y sus alrededores. Este es un tema que preocupa bastante hoy en día, pues, tras la pandemia y el cambio de rutina, se ven afectados directamente los estudiantes, puesto que la convivencia virtual es muy diferente a la presencial, alterando la convivencia y la paz en los colegios. Además, las secuelas que deja la violencia son devastadoras por lo que se hace necesario atender el problema a tiempo.

Para solucionar esta problemática se hace necesario contar con el apoyo de los padres de familia, ya que es en casa en donde se aprende y se forma la manera de comportarse y de actuar de los estudiantes; es importante contar con el apoyo de las instituciones educativas porque a través de estas se realizarán las técnicas de prevención de violencia, siendo importante actuar antes de que se desarrolle el problema.

Lo principal es fomentar el conocimiento del uso de valores, estos se pueden trabajar en el aula o en la casa, por eso, sería ideal realizar una orientación a los padres de familia sobre el conocimiento de valores, para que ellos desde la posición de su hogar, fomenten buenos principios que servirán de base para contrarrestar el uso de violencia no solo en las instituciones sino en la vida diaria.

El rol del psicólogo en esta problemática es fundamental, ya que uno de los pasos más importantes es trabajar con la educación emocional, un joven que conoce perfectamente sus emociones y más que eso, como actuar entorno a ellas, sin duda alguna enfrentará situaciones que le generen algún tipo de emoción negativa de forma asertiva. En caso de notar algún comportamiento alarmante, es importante generar un espacio de diálogo en donde los jóvenes puedan contar qué les pasa y cómo se sienten, ayudándolos a esclarecer qué respuestas pueden tener frente a dicha situación. Las reglas de convivencia en los entornos educativos son de gran ayuda; ya que generan pautas para proteger las partes ante conflictos que se puedan generar, fomentar y dar a conocer estas reglas se hace de vital importancia cuando se quiere contrarrestar la violencia.

Hablar de Sexualidad con los Pequeños

A medida que los niños crecen,  experimentan y buscan respuesta a temas que no comprenden  y que forman parte del proceso de construcción de conocimiento y de explicación de la realidad. 

 

Uno de los temas que parece ser difícil de abordar para muchos padres es la sexualidad, pero el mismo debe ser abordado de manera natural  y dando respuesta a los interrogantes de los niños, precisamente para despojarlo de tabúes, mitos y vergüenzas que distorsionan su sentido y valor.  No hay una  edad específica para tratar el tema, esto depende de cada niño, su desarrollo y el interés que el tema le suscite. Por tanto, los  padres o cuidadores deben estar preparados para saber cómo responder.

 

A continuación, algunas recomendaciones que pueden facilitar hablar de sexualidad con los pequeños desde su rol de padre o cuidador. 

 

Infórmese sobre el tema:

Aunque parece obvio no todos tienen claridad para hablar del tema de forma precisa y veraz.  Por tanto, revise  información, consulte textos o  busque asesoría. Asegúrese de saber sobre el desarrollo  sexual infantil, las relaciones sexuales, la concepción  y cualquier tema que pueda surgir como pregunta del niño. 

 
No tenga temor:

no piense que por hablar de sexo perderá autoridad o les dará demasiada “confianza”, este es un error frecuente. Como padre Usted establece límites y dialogar sobre sexualidad no los socava.  Esté dispuesto a explicar  y resolver  las preguntas que el niño formule.

 

Póngase en su papel:

Trate de recordar todas las preguntas y experiencias de su infancia.  Trate de pensar y analizar cómo le hubiera gustado que le  respondieran y si le gustaría que su hijo experimentara la sexualidad de la misma forma en que usted la experimentó.

 

No lo convierta en chiste:

Recuerde que los niños imitan  a sus modelos (padres) por tanto, no se burle de sus preguntas por más cómicas que sean, si su hijo lo escucha reírse del tema lo hará también y lo convertirá en un chiste, fuente de malicia o de vergüenza. 

 

No Invente Palabra

Al hablar utilice los nombres adecuados no invente términos,  “vagina”  “pene” son palabras precisas,  evitan confusiones y permite la comprensión .  

 

Estos tips, pueden ser claves  para lograr una comunicación efectiva con los niños, sin embargo, si usted nota que no está preparado para hacerlo, que sus propios temores le impiden abordar el tema,  lo mejor es que acuda a un profesional, así evitará que el niño o niña se confunda más y tenga futuras complicaciones  y Usted aprenderá conjuntamente con él. 

ANSIEDAD, MÁS ALLÁ DE LA EMOCIÓN

Los seres humanos alguna vez en la vida experimentan ansiedad o preocupación, esto es algo normal dado que la ansiedad es una emoción natural de las personas frente a situaciones estresantes o de incertidumbre, cumple una función primordial porque permite adaptarse a la vida, logrando que se estés alerta a cualquier suceso, lo que ayudará a que seas más productivo y/o realizar el trabajo de manera más eficiente. La ansiedad empieza a ser un problema cuando es demasiado prolongada o desproporcionada respecto al peligro real que supone una situación, convirtiéndose en un obstáculo para llevar una vida tranquila.
La ansiedad no implica solamente una preocupación constante y prolongada sobre algún hecho o suceso; también, puede ocasionar o empeorar trastornos mentales y físicos. Es importante saber que a diferencia de la ansiedad “leve” y transitoria causada por algún suceso estresante, los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses, si después de ese tiempo no se trata podría empeorar.
Estos trastornos desencadenan factores que afectan la salud, generando como consecuencia la depresión, el abuso de sustancias, problemas para dormir, problemas digestivos o intestinales, problemas en el trabajo o en el estudio, dolores de cabeza fuertes, mala calidad de vida y muchas veces suicidio.

Según el Ministerio de salud en 2021, las personas que más buscan atención en las líneas telefónicas son las mujeres con un 60,90% sus edades oscilan entre los 15 y 39 años y el motivo más común son síntomas de ansiedad y reacciones de estrés. Por lo que se hace tan importante hablar del tema y buscar la mejor alternativa para solucionarlo.

La experiencia de muchas personas que han padecido trastornos de ansiedad, lleva a concluir que es fundamental consultar con un profesional cualquier situación o emoción que este causando algo negativo en la persona, esté determinará bajo su conocimiento profesional si es necesaria una intervención psicológica; es importante familiarizarse con el hecho de acudir al psicólogo, estos profesionales ayudarán a que mejores tu estado y tu bienestar emocional brindándote herramientas para combatir este problema que afecta significativamente a las personas. Esto hará que sientas que recuperas el control de tu vida y logras manejar las situaciones de forma diferente y adaptativa para ti.

1. https://www.minsalud.gov.co/Paginas/Mas-de-18-mil-atenciones-en-salud-mental-en-opcion-4-de-Linea-19

Cuando todo es bullying, nada es bullying

Grande ha sido el debate referido a la bofetada que le propinó el actor Will Smith al comediante Chirs Rock en plena transmisión de la gala de los premios Oscar del año 2022. Lo que inicialmente generó sorpresa llevando inclusive a pensar que era parte del libreto de la premiación, poco a poco se transformó en asombro y escándalo, pues este acto, visto en directo por más de 15 millones de personas, mostró una radiografía de lo que quizás en los últimos años venimos siendo, una sociedad globalizada que desconoce lo que es la violencia y lo que es peor, la ha normalizado capitalizando su ocurrencia. Un interrogante, de los muchos suscitados, es saber si dicho acto puede ser catalogado como una respuesta al bullying; la respuesta puede estar tras los siguientes tres aspectos en particular, soportados en el avance que el cuerpo teórico del conocimiento sobre el tema ha tenido en los últimos 20 años.

La mayoría de los expertos definen el bullying como un acto de hostigamiento, intimidación o agresión (físico, verbal o social), que se realiza de manera intencional, repetitiva y con desbalance de poder (un agresor sobre una víctima), de un escolar o un grupo de escolares, sobre otro que es incapaz de defenderse (Olweus, 1993; Ortega-Ruiz, 2013; Smith, 2015). En coherencia con lo definido, es necesario enfatizar que para que se configure el bullying, entendido como una expresión de violencia relacional compleja (que se conoce también como -acoso escolar entre iguales-), debe cumplir por lo menos, con estas tres condiciones. Desde esta perspectiva se puede inferir que: 1) el fenómeno del bullying, se define en la convivencia, y más particularmente en la convivencia escolar, por tanto, es un fenómeno que surge de una microcultura escolar entre personas que tienen la misma condición en su rol social, en el caso del origen del término, entre estudiantes o compañeros de aula. Si volvemos al caso de los personajes norteamericanos, el hecho no surge en la escuela, ni está enmarcada en el contexto de la convivencia frecuente y continua de una institución educadora. 2) el bullying se reconoce como una intimidación o agresión repetitiva o sistemática, que va consolidando un escenario de dominio-sumisión y de ley del silencio entre un agresor y su víctima, aspectos que perpetúan un círculo hermético y perverso de sometimiento. En este caso no se reconoce claramente esta situación, pues el encuentro fue eventual, sin que medie un contexto de dominio y menos de sumisión en la interacción cotidiana, pues no existe. 3) el bullying se consolida en un escenario claramente intencional, es decir en la búsqueda de ocasionar la mayor afectación y daño posible al otro. Respecto a lo sucedido, podría decirse que existe la intención de aprovecharse de la condición de enfermedad de otra persona lo cual la convierte en vulnerable; este aspecto es aprovechado por el comediante para disfrazar de jocosidad (broma) la agresión verbal y logra así entretener y sacar más de una carcajada a la mayoría de los espectadores. Lo evidente es que, en efecto, se vulnera la dignidad, condición y valor de una persona en desventaja, aspecto que cumple con un criterio de la definición de bullying.

Ahora bien, en conjunción de los anteriores argumentos, puede decirse que solo se reconoce un aspecto concreto de los tres requeridos: la intencionalidad (aunque este aspecto también ha sido puesto en duda, pues el comediante Rock ha dicho que no fue su intención agredir). Vale la pena mencionar que existe un término que eventualmente se ajustaría mejor a la violencia compleja en el contexto laboral que es el “Moobing”, pues los personajes implicados son trabajadores del sector cinematográfico y escénico.

Se advierte que este análisis se procura desde un consenso teórico ampliamente consolidado, sobre un tema que desafortunadamente es actual y muy frecuente. En ese sentido es prudente mencionar que existen otras definiciones que incluyen otros elementos a cumplir (p.e. ruptura de la reciprocidad moral), y en contraposición, otras que apuntan fuera del rol participativo de agresores, víctimas y observadores, dotando al concepto de connotaciones enfocadas en lo social, cultural y comunitario (valiosas por demás); no obstante, la mirada anteriormente presentada ha permitido un mejor avance y acuerdo de los expertos, para intentar ofrecer algunas claves que expliquen de mejor manera este tipo de acciones.

Así pues, en conclusión, las cosas por su nombre, no es una respuesta al bullying. Lo ocurrido fue una agresión verbal por parte del comediante Rock, que fue respondida con una agresión física (bofetada por parte del actor Smith); pero lo sucedido no lo es todo, es sin duda la punta del iceberg que revela una sociedad que ha hecho y seguirá haciendo de la agresión, la violencia, la muerte, el escándalo y el chisme, un espectáculo que genera audiencia y riqueza. No sobra resaltar que esta situación desde todo punto de vista es reprochable y deleznable, pues nada justifica el uso de la agresión o violencia, mucho menos para responder ante otro acto de agresión. Menos aún es aceptable asumir que este acto se justifica por “el amor a la familia o la pareja” o por reivindicar la objetivación de la mujer como pertenencia de un hombre “mi mujer” (pero ese es otro análisis).  Finalmente llama la atención la noticia de que Cris Rock ha vendido todas las entradas de sus presentaciones y ha tenido que ampliar su gira por ciudades de Norteamérica, todo gracias a la bofetada recibida; contrariamente, Will Smith ha visto suspendidos o cancelados sus rodajes y alterados sus nuevos proyectos cinematográficos.

 

Mauricio Herrera-López

Doctor en Ciencias Sociales y Jurídicas.

Profesor Asociado, Departamento de Psicología, Universidad de Nariño (Colombia)