¿Qué beneficios ofrece a las mujeres embarazadas la psicología perinatal?

La Psicología perinatal es una rama de la psicología que estudia e interviene en la etapa del embarazo, el parto y el posparto. Tener un bebé trae consigo muchos cambios y retos que sin duda no son fáciles de afrontar; ser madre es quizás uno de los momentos más bellos de la vida de las mujeres, sin embargo, algunas pueden sentir soledad, estrés o ansiedad.

También está el hecho de la posibilidad de experimentar un parto muy complicado o doloroso, este junto con otros factores podrían hacer que la experiencia de ser madre no sea tan positiva. La psicología perinatal ayuda a que todo este proceso se facilite mucho más, brindando herramientas para controlar las emociones asociadas con el embarazo, el parto y el nacimiento del bebé. 

Esta rama de la psicología aborda todos los cambios psicológicos que se producen tras un embarazo, abarcando desde la preconcepción hasta la crianza del niño, su objetivo principal es incrementar la salud y el bienestar de la madre y de su bebé, previniendo, apoyando, cuidando e interviniendo familias en todo este proceso, tratando todas aquellas dificultades que pueden irse desencadenando, por ejemplo:

  • La depresión después del parto.
  • Miedo antes del parto.
  • Ansiedad o estrés durante el embarazo.
  • Nacimiento de un bebé prematuro.
  • Dificultades para adaptarse al rol de madre.
  • Partos traumáticos.
  • Desarrollo de un buen vínculo madre-hijo.

Gozar de una buena preparación y salud mental durante el proceso es esencial para la vida, no solo la de la madre, sino la del bebé, porque fortalecer el vínculo madre e hijo desde pequeños podría ser vital para el desarrollo del menor. La psicología perinatal se puede convertir en un gran amigo para acompañar todo el proceso de ser madre, una labor que muchas veces no se reconoce como verdaderamente importante, pues se ve como algo muy natural y que muchas veces puede resultar devastadora para algunas mujeres. Prepararse para todo este proceso es vital, dado que permitirá gozar de salud mental y por lo tanto contribuirá con el desarrollo del bebé.

Enfermedades huérfanas

Este tipo de enfermedades son aquellas que afectan a un número menor de personas en el mundo respecto a su población total. Se denominan huérfanas o raras, por su baja prevalencia, se estima que 5 personas de cada 10.000 padece de alguna.

 

Hoy en día, se estima que hay unas 8.000 enfermedades raras, una cifra bastante alta, lo que denota que 7% de la población en el mundo presenta alguna enfermedad de este tipo. Las causas son bastante desconocidas, sin embargo, se sabe que pueden darse por alteraciones genéticas o por infecciones o factores ambientales. 

 

Son muchos los profesionales que pudieran aportar en el tratamiento físico y psicológico de personas que padecen de este tipo de enfermedades, logrando mejorar su calidad de vida, pero también, los familiares y/o conocidos de la persona pueden ayudar a sobrellevar este tipo de situaciones, veamos cómo.

 

Darle espacio para que exprese lo que siente: El padecimiento de una enfermedad de la que se conoce muy poco, sin duda puede ser un alterante emocional muy fuerte, por esto se hace de vital importancia que la persona tenga un lugar y una persona con la cual pueda expresar de manera tranquila sus emociones.

 

Empatía: Es fundamental, ser consciente de las dificultades que dicha enfermedad le puede propiciar al paciente, conociendo esas necesidades se debe ayudar a la persona con cosas simples que pudieran mejorar su ánimo.

 

Conocer sobre lo que necesita: Muchas veces, se asimila cuáles son las necesidades de la gente, es importante no deducirlas sino preguntarlas, saber que es específicamente lo que necesita la persona y cómo se puede ayudar.

Consecuencias de la violencia intrafamiliar en los niños

La violencia intrafamiliar se define como el abuso físico, emocional o sexual que una persona hombre o mujer infringe contra su compañero, en la mayoría de los casos las mujeres son las víctimas, sin embargo, hoy en día se han venido incrementando las cifras de violencia hacia los hombres. La violencia doméstica es más probable si hay niños en casa, normalmente empieza en la etapa del embarazo o tiempo después del nacimiento y trae graves consecuencias para el desarrollo físico y mental de los infantes. 

Para abril de 2022 en Colombia, Medicina Legal ha reportado 2.144 casos de violencia intrafamiliar y 6 casos de feminicidio¹, lo que demuestra que la violencia intrafamiliar es un problema muy grave en el país, sin embargo, la ONU en 2021 demostró que esta problemática es a nivel internacional concluyendo que, en el mundo, 1 de cada 3 mujeres ha sufrido de violencia física o sexual, infringida por su pareja².

Pero, todo esto ¿Cómo afecta a los niños?, las respuestas pueden variar: está presente  una sensación de intranquilidad y angustia  cuando ven que uno  de sus padres está agrediendo al otro.  Los niños pequeños por lo general empiezan a tener respuestas físicas, como dolor de estómago, orinarse en la cama (enuresis) cuando ya había logrado el control  , alteraciones del  dormir y  problemas de contención emocional (pataletas).  Los niños que presencian este tipo de violencia cuando ya están un poco  más grandes se muestran agresivos, violentos  y  empiezan a comportarse de la misma forma en que ven a sus padres en casa. La presencia de esta dinámica familiar tiene  también riesgos para la aparición temprana de conductas  de consumo de alcohol o Sustancias Psicoactivas (SPA).  En el caso de las niñas, la probabilidad de que guarden y oculten los sentimientos de angustia y tristeza es mayor   y genera riesgos de problemas de ansiedad, depresión o trastornos de la conducta alimentaria, de la personalidad y autolesiones. 

Es muy  importante  que todos conozcamos la  importancia de detener los actos violentos en la familia, se piensa que solo afectan a los adultos, sin saber que la mayor repercusión suele ser en la vida de los niños.  Cuando se  conoce algún caso de violencia intrafamiliar, este debe ser denunciado  ante las autoridades competentes. Los psicólogos  brindan apoyo,  acompañamiento terapéutico  y herramientas para gestionar y procesar  estas experiencias a fin de que tengan un menor impacto en la  vida, no solo de los niños sino de la totalidad de los afectados.

 

[1] https://www.medicinalegal.gov.co/

[2] https://www.unwomen.org/es

¿Cuándo un duelo es complicado?

Cualquier persona, en algún momento de su vida,   ha tenido o tendrá que enfrentar una pérdida,  el fallecimiento de un ser querido, el fracaso en el  estudio, el despido del trabajo o la separación de  una persona, pueden provocar dolor emocional que muchas veces es difícil sanar. A este proceso se le llama duelo ante la pérdida. Es  una reacción natural de los seres humanos al perder algo que tenía  un significado  importante y valioso .

Este proceso suele ser difícil,  sin embargo, vivirlo es necesario  a fin de que la persona llegue a procesar  la pérdida  aceptarla  y recordar sin dolor. El proceso de duelo se percibe y vivencia de  forma diferente en  cada persona, algunos pueden  entrar en estados de profunda tristeza o  depresión, otros pueden  experimentar  reacciones y síntomas físicos,  unos pueden refugiarse en el alcohol o las drogas. Cualquiera que sea  

A continuación, se dan algunos tips para reconocer si el duelo de la persona está en un proceso sano, o por el contrario necesita ayuda.

 

  • No se puede estipular cuánto dura un duelo, sin embargo, un rango prudente es de 6 meses a dos años, la variación de tiempo depende del apoyo emocional que tenga la persona, (apoyo de la familia, amigos, pareja y/o terapia) entre mayor apoyo, menor tiempo de duelo. 

 

 

  • Si el duelo dura más de dos años, se entiende que se convierte en “duelo patológico”, en el que la persona queda sufriendo y ligada a esa pérdida desarrollando síntomas de depresión, ansiedad, o cualquier otro problema que afecte su salud física o mental.

 

 

  • La persona siente mucha tristeza y pensamientos recurrentes de esa pérdida, lo que hace que no se pueda concentrar en su vida diaria.

 

 

  • Presta mucha atención a los recuerdos de la pérdida, o por el contrario anula excesivamente el recuerdo de estos.

 

 

  • Presenta problemas para aceptar la muerte y se separa de sus seres queridos.

 

 

  • Deja de hacer actividades que antes disfrutaba.

 

 

  • Presenta sentimientos de que la vida no tiene sentido y/o intentos de suicidio.

 

 

Si se presentan algunas de estas características en la persona, es importante que busque ayuda profesional con el fin de estabilizar la situación y lograr un proceso de duelo sano y seguro, los psicólogos son personas especializadas en brindar atención ante procesos de duelo y pérdida, ir a uno facilitará las cosas.

Primeros Auxilios Psicológicos

Debido a las fuertes lluvias, que han ocurrido en los últimos días, se han venido presentando derrumbes e inundaciones en varias zonas del territorio colombiano¹; todo esto, ocasiona que muchas personas pierdan sus hogares e incluso sus vidas, lo que genera un gran impacto psicológico en la vida de las personas, es importante saber cómo actuar frente a una situación de crisis o emergencia, ayudando a otros a mantener la calma.

Los primeros auxilios psicológicos son la mejor opción para intervenir una situación de crisis generada por este tipo de desastres naturales, son la ayuda inmediata que se le ofrece a las personas afectadas, realizándose en momentos inesperados o situaciones de crisis, donde se busca reducir las emociones que desencadenan eventos traumáticos (tristeza, angustia, miedo… etc).

Con la siguiente serie de pasos, se logrará, desde los principios básicos de los primeros auxilios psicológicos ayudar a las personas que estén entrando en una crisis. 

1 se debe pedir permiso para hablar con la otra persona, no es buena opción entrar a querer ayudar sin primero preguntar, en dado caso que la persona sea conocida, se podría iniciar saludando y preguntando si se puede ayudar. Si por el contrario no se conoce la persona, una excelente opción es iniciar presentándose.

2 se debe mostrar una actitud empática, colaboradora y de respeto con la otra persona, siendo prudente con lo que se pregunta, hablando con un tono de voz moderado, no gritar, pero tratar de hablar lo más claro posible dando espacio y manteniendo distancia para evitar algún tipo de intimidación o invasión. 

3 prestar vital atención no solo a las palabras, sino a los gestos, tono de voz, lenguaje corporal y/o cualquier síntoma que pueda llamar la atención. 

4 ayudar a que la persona se descargue emocionalmente, para eso se pueden utilizar preguntas como “¿Qué fue lo que te sucedió?”, “¿Cómo pasó?”, “¿Cómo te sientes?” 

5 utilizar frases que hagan sentir a la persona que todo lo que está sintiendo es válido, esto ayudará a que la persona sienta que es normal la emoción que está sintiendo. 

6 invitar a la persona a realizar ejercicios de respiración profunda, que ayudarán a regular las emociones y a disminuir el riesgo de posibles traumas. 

7 por último, si se denota que la persona necesita ayuda psicológica, contactarse con un profesional, por medio de una intervención exhaustiva ayudará a la persona a salir de esa situación.

Los primeros auxilios psicológicos y la intervención en crisis son temas que puede salvar a muchas personas, conocer del tema prepara mejor para la vida.

Para más información puede ver el video de la Doctora Diana Maria Agudelo, directora del programa de psicología de la Universidad de los Andes en nuestro canal de YouTube de ASCOFAPSI en el siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=-xKQOlNi8ZY&t=50s

 

[1] https://www.fac.mil.co/es

Anorexia, ¿De dónde surge este trastorno de la conducta alimentaria?

La anorexia es un trastorno de la conducta alimentaria causado por las personas que quieren perder mucho peso de forma no saludable para su edad y estatura; se caracterizan por realizar dietas y ejercicio de forma exhaustiva utilizando sin fin de técnicas incluso cuando ya están en un peso bajo¹.

Según estadísticas, este trastorno se presenta mayormente en mujeres, lo que podría estar ligado a la presión social que se le ejerce a la mujer sobre su aspecto físico, tienden a verse gordas, por lo que empiezan a realizar ayunos, dietas, ejercicio y una disminución progresiva de la ingesta de comida, hasta llegar a pasar días sin probar bocado. Las causas de la anorexia, como las de otros trastornos alimentarios es desconocida, sin embargo, según la Fundación española de psiquiatría y salud (FEPSM), existen tres grandes factores que llevarían a que una persona sufriera de anorexia².

 

  • Biología: cada uno, tiene una probabilidad a ser de una manera u otra y tiene diferente predisposición a las enfermedades en comparación con otras personas. 

 

  • Psicología: la forma de reaccionar ante cualquier situación o problema y la personalidad parecen jugar un papel importante en el desarrollo de este trastorno alimentario.

 

  • Influencia social: como dicen los demás que debe verse, como la sociedad muestra a las personas “bellas” o haber sido castigado socialmente por el aspecto físico podría ser la causa de la anorexia en algunas personas.

 

La anorexia, se debe diagnosticar y detectar a tiempo, ya que afecta significativamente la salud física y mental del paciente, el tratamiento debe ser compuesto por un grupo de profesionales como lo son, psicólogos, psiquiatras, nutricionistas y médicos quienes evaluaran el nivel de gravedad del trastorno con el fin de valorar si existen alteraciones importantes, seguido de esto, se deberá realizar una intervención para indagar la causa de trastorno y poder tratarla de raíz y de la mejor forma, acompañada por dietas establecidas por un profesional con el fin de llegar al peso ideal de forma sana y segura. 

Si esta padeciendo de este u otro trastorno de la conducta alimentaria, en Colombia, puede marcar a la línea 192 habilitada por el Ministerio de Salud, le contestara un equipo de profesionales que estará dispuesto a ayudarle.

 

[1] https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000362.htm

[2] https://fepsm.org/

Relaciones padres hijos sanas y constructivas

La calidad de las  relaciones entre padres e hijos es crucial, dado que la familia es la red de apoyo más importante para los niños,  niñas  y adolescentes (NNA). A partir de ella, se configuran aspectos de la  personalidad, formas de relacionarse, proyectos y estilos de vida. 

Se sabe que construir buenas relaciones no es tarea sencilla y mucho menos la de padres e hijos. Nadie sabe cómo ser  padre, sin embargo, de quienes ejercen este rol se espera que actúen en pro del bienestar de la  otra persona, brindando espacios de acercamiento y tolerancia, que permitan a los miembros de la familia  sentirse cómodos y libres de expresar lo que se siente y se  piensa. Para guiar este proceso, se plantean algunas recomendaciones que buscan contribuir al desarrollo de relaciones sanas  y constructivas..

Dar ejemplo: los niños imitan  lo que ven o escuchan, por tanto, tienden a comportarse acorde con lo  perciben en su entorno.  Si en su ambiente se eleva el tono de la voz, se es grosero y no hay comprensión, empezarán a comportarse acorde con el modelo.

Jugar y compartir: el juego es una herramienta valiosa en la vida de los niños, por medio de este aprenden y se relacionan con los demás, el juego y los espacios de  intercambio ayudan a crear un vínculo profundo, de confianza y seguridad.

Hablar y Transmitir: una palabra en el momento adecuado y preciso hace la diferencia.  No basta con que el padre esté seguro de querer a su hijo,  para ellos es  importante escucharlo. Por tanto, transmita sus sentimientos de forma verbal y precisa,  frases como: “Te amo”, “Puedes contar conmigo para lo que tú necesites”, “Siempre voy a estar para ti”, ayudarán a desarrollar confianza  y buscar apoyo en los padres o cuidadores. 

Mostrar el afecto : todos los seres humanos necesitamos sentirnos amados, demostrar  a los niños y niñas amor y comprensión a través de acciones (cuidar, acariciar, consentir, apoyar)  es la mejor forma de generar un vínculo casi inquebrantable. 

Mostrar interés: hacer sentir   a los  NNA su importancia, prestar atención a sus actividades diarias, conocer y valorar sus amigos, escucharlos atentamente, hablar sobre las experiencias cotidianas, todo esto permitirá un mayor conocimiento e intimidad.

Estos, son algunas ideas que facilitarán la construcción de relaciones positivas padres e hijos, y disminuirá el riesgo de dificultades y de conductas como rebeldía, baja autoestima, dificultades académicas, abandono del hogar, abuso de drogas o alcohol, embarazos a edad temprana y una amplia gama de comportamientos que dificultan la adaptación. Recuerda que escuchar a los niños, amarlos, respetarlos y darles la importancia que merecen, se reflejará en  mejores personas que sin duda, harán de esta, una sociedad mejor.

Solucionar problemas de violencia en entornos educativos.

La violencia escolar es aquella agresión (física, psicológica o verbal) que se da dentro de un ambiente escolar, involucrando las instalaciones del plantel educativo y sus alrededores. Este es un tema que preocupa bastante hoy en día, pues, tras la pandemia y el cambio de rutina, se ven afectados directamente los estudiantes, puesto que la convivencia virtual es muy diferente a la presencial, alterando la convivencia y la paz en los colegios. Además, las secuelas que deja la violencia son devastadoras por lo que se hace necesario atender el problema a tiempo.

Para solucionar esta problemática se hace necesario contar con el apoyo de los padres de familia, ya que es en casa en donde se aprende y se forma la manera de comportarse y de actuar de los estudiantes; es importante contar con el apoyo de las instituciones educativas porque a través de estas se realizarán las técnicas de prevención de violencia, siendo importante actuar antes de que se desarrolle el problema.

Lo principal es fomentar el conocimiento del uso de valores, estos se pueden trabajar en el aula o en la casa, por eso, sería ideal realizar una orientación a los padres de familia sobre el conocimiento de valores, para que ellos desde la posición de su hogar, fomenten buenos principios que servirán de base para contrarrestar el uso de violencia no solo en las instituciones sino en la vida diaria.

El rol del psicólogo en esta problemática es fundamental, ya que uno de los pasos más importantes es trabajar con la educación emocional, un joven que conoce perfectamente sus emociones y más que eso, como actuar entorno a ellas, sin duda alguna enfrentará situaciones que le generen algún tipo de emoción negativa de forma asertiva. En caso de notar algún comportamiento alarmante, es importante generar un espacio de diálogo en donde los jóvenes puedan contar qué les pasa y cómo se sienten, ayudándolos a esclarecer qué respuestas pueden tener frente a dicha situación. Las reglas de convivencia en los entornos educativos son de gran ayuda; ya que generan pautas para proteger las partes ante conflictos que se puedan generar, fomentar y dar a conocer estas reglas se hace de vital importancia cuando se quiere contrarrestar la violencia.

LA VIOLENCIA EN ENTORNOS EDUCATIVOS

En el mes de marzo de 2022, con la vuelta a la presencialidad de colegios y universidades, comenzaron a surgir y sobresalir grandes problemáticas entorno a la violencia en las instituciones educativas; en estos meses de año, sólo en Bogotá, se han registrado 141 peleas entre estudiantes, mientras que a nivel nacional la cifra asciende a más de 500.¹

Los casos de violencia en los colegios no son un tema nuevo, sin embargo, con todos los efectos de la salud mental de los jóvenes tras la pandemia, se ha agravado el tema, según la ONG Save the children², los trastornos mentales en los niños y adolescentes se multiplicaron, afectando cuatro veces más a la población con índice de pobreza, evidenciando problemas graves como la depresión, el estrés, la ansiedad, conducta suicida, reacciones excesivas de irritabilidad o frustración. 

Según estadísticas esto es más común en colegios oficiales, donde los jóvenes utilizan objetos como piedras, armas cortopunzantes (cuchillos o navajas), afectando significativamente las comunidades educativas en donde debería reinar un ambiente de conocimiento y paz.  Los entornos educativos están en grave riesgo, es de suma importancia visibilizar lo que está pasando y abordarlo con ayuda de profesionales, que puedan interceder a través del diálogo, prevención y promoción de la salud mental, implementando estrategias correctivas a quienes propicien la violencia y están siendo causantes de actos lamentables.

La comunidad, la junta directiva de los colegios, los padres de familia y los profesionales en salud mental tienen la obligación de velar por un ambiente sano y tranquilo en cualquier institución educativa, propiciando el respeto hacia otros y hacia sí mismo, con el fin de formar jóvenes más tolerantes, disminuyendo la probabilidad de padecer problemas mayores, ya que todos estos actos de violencia se multiplican y llegan a extremos tan graves como el homicidio.

 

[1] https://www.semana.com/opinion/articulo/la-violencia-se-toma-los-colegios-del-pais/202221/

[2] https://savethechildren.org.co/

LA PSICOLOGÍA ANTE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como cualquier acto de violencia de género que repercuta en el daño físico, sexual, psicológico o económico para las mujeres, incluyendo la coacción o la privación arbitraria de libertad. La violencia contra la mujer es un problema que afecta al 55% de la población mundial, esta se ve evidenciada en todas las generaciones y es causante y/o desencadenante de otros tipos de violencia que existen en la sociedad.¹

Hoy en día, las mujeres luchan por la calidad de vida sin hostigamiento laboral, por tener derecho a su salud sexual y reproductiva, igualdad en los salarios respecto a los hombres, seguridad social, eliminación de la violencia que sufren solo por ser mujeres. Según la ONU en 2014², el 50% de las mujeres asesinadas en el mundo son a mano de su pareja sentimental y el 35% habrían sufrido algún tipo de violencia. Más de una de cada 10 niñas en el mundo han sufrido en algún momento de su vida violencia sexual, un 98% de trata de personas para fines sexuales son mujeres y niñas. Más de 133 millones de niñas y mujeres han sufrido algún tipo de mutilación genital. Por esto y por muchas causas más, se hace tan indispensable hablar del tema y tratarlo.

Desde la psicología se han venido trabajando diferentes técnicas y talleres con mujeres violentadas, implementando habilidades para la detección de violencia y la erradicación de esta, se realizan trabajos preventivos comúnmente en el ámbito educativo en donde se forman a los niños con un nivel de empatía mucho mayor, en donde la violencia no está contemplada de ninguna forma. La prevención de violencia es vital para centrarse en la detección temprana de la misma dado que descubrir estas señales a buen tiempo puede garantizar la protección de la mujer; por lo que el profesional en psicología ayudará a detectar de forma certera cualquier signo de violencia, para garantizar el bienestar y salud de la mujer.

 

[1] https://www.un.org/es/events/endviolenceday/pdfs/unite_the_situation_sp.pdf

[2] ONU, 2014